Migración: saldo negativo 09 DE FEBRERO 2016
De 2009 a 2014, el saldo de la migración mexicana a Estados Unidos es de menos 140,000 mexicanos. Las explicaciones son diversas, pero el hecho es que en ese periodo un millón de mexicanos abandona Estados Unidos y solo entrarán 860,000.
Un estudio de Pew Research Center muestra que la pirámide migratoria se ha invertido. Entre 1995 y 2000 a Estados Unidos entraron 2’270,000 mexicanos y entre 2003 y 2007 1’900,000. Un estudio de la Universidad de Texas sitúa el 2003, como el año histórico pico de la migración desde México.
El freno viene entre 2005 y 2010 cuando el saldo ya fue negativo con menos 20,000 migrantes. El gran salto ocurre, como ya se dijo, entre 2009 y 2014. ¿Por qué? Dos son las razones más evidentes: la crisis y freno de la economía de Estados Unidos, que ocurre a partir de 2008, y el endurecimiento simultáneo del control policiaco en la frontera.
El informe reconoce que el endurecimiento del control migratorio en la frontera y las consecuentes deportaciones son un factor que explica, en alguna medida, el saldo negativo de la migración. Se dice que solo en 2013, el número de las deportaciones alcanzó un récord con 315,000, que representa un aumento del 86% con relación a los números de 2005.
Pero el estudio de Pew sostiene que sólo el 15% del regreso de los migrantes mexicanos ocurre por las deportaciones de las autoridades estadounidenses y el 60% son en razón de la reunificación familiar.
El 75% de los deportados sin papeles son mexicanos, según el Colegio de la Frontera Norte, con sede en Tijuana. De acuerdo a esta misma fuente la reunificación familiar, que es la causa más importante de regreso, se debe a que los padres son deportados y eso obliga al retorno de los hijos.
Hoy en Estados Unidos residen 11’600,000 migrantes sin papeles, según datos oficiales. En 1990 solo había 3’500,000. La mayoría son mexicanos. Se requieren más estudios y tener más información para entender lo que está pasando con el fenómeno de la migración, pero el hecho es que en los últimos seis años el saldo es negativo. Y a pesar de esta realidad las remesas crecen.
Recomiendo/Libro
08 DE FEBRERO 2016
Faltan 10 días para que llegue el papa Francisco en su primera visita a México. Se va a encontrar con un país donde 82.7% de sus habitantes se dice católico. Hace sólo unos años atrás, se reconocía como tal más de 95 por ciento. El papa sabe que México sigue siendo la segunda catolicidad del mundo, sólo después de Brasil, que es la primera.
Son 99 millones de católicos, de un país de 115 millones de personas. La gran mayoría practica una religiosidad tradicional que se nutre de ritos y expresiones populares. Una minoría pequeña, que va en ascenso, es cada vez más consciente de su fe y sabe distinguir bien entre ésta y la religión. Estos grupos se preocupan y ocupan en su formación como creyentes. Entre los fieles existen cientos de miles que trabajan de manera voluntaria en la Iglesia, destacan casi 300,000 catequistas.
El papa se va a encontrar con una Iglesia que tiene 170 obispos responsables de 93 diócesis agrupados en la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y 12,500 sacerdotes diocesanos, que dependen directamente de los obispos, que están a cargo de 6,750 parroquias distribuidas en todo el territorio nacional. La gran mayoría de ellos, tradicionalistas, porque así han sido formados en los seminarios que siguen las directrices de obispos teológicamente atrasados y conservadores.
La posición conservadora en lo teológico y pastoral no impide que en lo general sea un clero que está comprometido con sus fieles y que vive con austeridad. Esto vale para los sacerdotes, pero también para los obispos. Eso influye en la buena imagen que todavía tiene la Iglesia, que se mantiene como una de las instituciones mejor valoradas y confiables en el país.
El papa se va a encontrar con una Iglesia que tiene 3,900 sacerdotes que pertenecen a alguna institución religiosa, como los jesuitas o dominicos, y 1,700 religiosos que no son sacerdotes, como los hermanos maristas o lasallistas. Y con 28,000 religiosas. Ellas y ellos pertenecen a más de 100 instituciones que incluyen órdenes, congregaciones e institutos, que se agrupan en la Conferencia de Institutos Religiosos de México (CIRM).
Los religiosos dentro de la iglesia jerárquica son el grupo, en términos generales, mejor formado, más ilustrado, abierto y dispuesto al diálogo. Es también el sector más cosmopolita por la presencia internacional que tienen estas instituciones. Siempre hay excepciones reconocidas, como el caso de los Legionarios de Cristo, congregación conservadora y poco ilustrada. En el origen está la historia terrible de su fundador.
El papa se va a encontrar con una Iglesia con claros y oscuros. Con una institución viva y fuerte que tiene una gran presencia en la vida cotidiana. Con una institución que es un factor de poder real. Con una institución que si se decidiera podría hacer mucho más, jugar un papel central, en la lucha por el respeto a los derechos humanos, a favor de los migrantes y en contra de la corrupción, para mencionar sólo algunos grandes temas, hoy presentes en la agenda nacional.
03 DE FEBRERO 2016
En el mundo hay imágenes distintas de México. No existe sólo una, como algunos lo sostienen. Esta diversidad de visiones tiene que ver con sujetos específicos y la manera en que éstos se relacionan con el país. Distingo por lo menos cinco:
México violento. En amplios sectores sociales del extranjero es la imagen que domina. Los números están ahí y no se pueden ignorar. Esta realidad, de suyo dramática y dolorosa, tiene una gran caja de resonancia por como la prensa nacional cubre los hechos, por la frontera de 3,200 kilómetros con Estados Unidos y la importancia que la prensa de ese país da al fenómeno. A esto se añade la mala estrategia de comunicación del gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012) que propagó a nivel mundial la visión de un México violento y en guerra contra el narcotráfico.
México económicamente estable. En sectores económicos y financieros internacionales, tanto públicos como privados, domina la imagen de un país estable y con sólidos indicadores macroeconómicos. En comparación con otras economías emergentes, sale muy bien librado. Grandes grupos empresariales (banca, industria automotriz y electrónica, telecomunicaciones ...) ven a México como un lugar seguro, con reglas claras, donde conviene invertir. Se asume que el mercado interno está en crecimiento constante y resulta muy rentable para la inversión. Se ven también las ventajas que ofrecen sus más de 40 tratados comerciales.
México turístico. En grupos sociales que viajan y buscan nuevas experiencias, el país es visto como una de las mejores alternativas. En el 2015 se recibieron 29 millones de turistas, que es una cifra récord. México es el noveno lugar mundial por el número de visitantes. Las proyecciones indican que el sector seguirá creciendo en cantidad y también como generador de divisas. El turismo es hoy el quinto o sexto generador de las mismas.
México culto. En el pequeño sector de la cultura, que tiene una influencia decisiva en la construcción de los imaginarios, la visión de México tiende a ser positiva. Desde hace muchos años la plástica mexicana es reconocida en los grandes circuitos del arte (exposiciones, subastas ...). Es cada vez mayor la presencia de los cineastas mexicanos en los grandes festivales y premios (Cannes, Hollywood...) Cantantes de ópera actúan en los escenarios más reconocidos. Son ya décadas de una producción literaria de gran calidad.
México popular. En amplios sectores sociales de América Latina, cada vez más en Estados Unidos, producto de la migración, hay una positiva imagen del país resultado de una mezcla de diversas cosas que resulta difícil de definir, pero que podrían ser abarcadas, de manera genérica, como expresiones de la cultura popular: la comida, las telenovelas, las y los cantantes, el futbol, la lucha libre y de manera peculiar, la Virgen de Guadalupe.
El actual gobierno federal pretende mejorar la imagen de México en el exterior. En el discurso de los funcionarios, de manera particular en las secretarías de Relaciones Exteriores, Turismo y Comercio, se habla del tema. No conozco la estrategia general, las acciones que se realizan y tampoco los resultados y evaluación de la misma. En todo caso pienso que existen diversas y no única imagen de México y que por lo mismo, para ser efectivo, se requieren estrategias diferenciadas de acuerdo con los sectores.
Recomiendo / Cine
01 DE FEBRERO 2016
El pasado 20 de diciembre, el cardenal Norberto Rivera (1942) hizo declaraciones donde afirma que la Iglesia no se opone al uso de la mariguana médica y de manera abierta cuenta como, cuando era niño, las familias de su pueblo la utilizaban para aliviar el cansancio. Su intervención hace avanzar la discusión para aprobar el uso de la mariguana médica. Un personaje de posiciones conservadoras asume en este tema una de avanzada.
La postura más atrasada e incluso anacrónica sobre el caso ahora sólo la sostiene el gobierno federal, que presume de ser liberal y moderno. En los hechos, su visión es otra y está alejada de lo que piensa la gran mayoría de la ciudadanía. Diversos estudios dan cuenta de que casi 80% de los mexicanos está a favor de la legalización y la regulación de la mariguana médica.
Lo dicho por el cardenal reivindica la tradición de la medicina popular que siempre ha utilizado, en México y en el mundo, la mariguana como un medicamento. Lo que sostiene Rivera, sin proponérselo, revela lo absurdo de la decisión prohibicionista y punitiva adoptada por el presidente de Estados Unidos Richard Nixon, después, por la presión estadounidense, los organismos multilaterales y finalmente firmada por los países.
Rivera plantea, con visión humanista, que todo lo que ayude a mejorar la salud y aliviar el dolor debe ser usado por las personas. Es lo que sostiene la ciencia y en particular la medicina como parte de la misma. Claro está que supone responsabilidad y el respeto al marco de ciertas normas. Nadie que está a favor del uso de la mariguana médica está en desacuerdo con esto.
El cardenal con la misma claridad que defiende la legalización y regulación de la mariguana médica se pronuncia en contra de la legalización y regulación del consumo de lo que se ha dado en llamar mariguana recreativa. En este tema, el dirigente religioso asume la misma posición conservadora que el gobierno.
La política prohibicionista y punitiva ha probado de manera clara y contundente que no resuelve el problema social de las drogas sino que incluso lo ha hecho más complicado y causado más daño que antes de la existencia de esta estrategia asumida por los organismos multilaterales y los países. El consumo no ha disminuido y sí ha crecido la violencia.
Ante esta realidad, la Iglesia, con el prestigio y peso que tiene, en defensa de la vida, debería sumarse a las instituciones y personas —políticos, académicos, científicos, médicos y cada vez más ciudadanos— que buscan un paradigma que sustituya al prohibicionista y punitivo que es evidente ya fracasó. Toda apunta a que ésta es la legalización y regulación de la mariguana. Habría que discutir las modalidades específicas.
27 DE ENERO 2016
En los últimos años, el origen y el monto de las divisas han tenido cambios relevantes de los que no siempre la sociedad mexicana es consciente. En el 2015, de enero a octubre, de acuerdo con el Banco de México (Banxico), la exportación de productos manufactureros fue la primera fuente de divisas, al sumar 283,680 millones de dólares.
De esta cantidad, la industria automotriz representa más de la tercera parte, con ventas al exterior de 95,813 millones de dólares. La exportación de aparatos eléctricos y electrónicos suma 59,683 millones de dólares. En el 2015, ambos sectores crecieron, el primero, en 5.4% y el segundo, en 1.8 por ciento.
Acorde a la misma fuente, la Inversión Extranjera Directa (IED) ocupa el segundo lugar, con 21,586 millones de dólares; en el tercer sitio están las remesas familiares, con 20,696 millones de dólares; en el cuarto, las exportaciones de petróleo y sus derivados, con 20,649 millones de dólares, y en el quinto, el turismo, con 12,975 millones de dólares y en otras fuentes, 14,151 millones de dólares.
Es la primera vez que las remesas están por arriba de las que genera la industria petrolera. Las explicaciones son obvias: caída del precio del petróleo y aumento del valor del dólar, mas no deja de ser relevante. Con relación al 2014, las exportaciones petroleras tienen un desplome de 44.1 por ciento.
A los datos del Banxico hay que añadir uno que cambia el orden propuesto por esta institución. En el 2015, de enero a octubre, según la Sagarpa y el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), el monto total de las exportaciones de productos agropecuarios fue de 22,332 millones de dólares, que ubica al sector en el segundo lugar.
En el 2015, este sector va a terminar exportando 29,000 millones de dólares, con un crecimiento de 4.7 %, que es el doble del PIB nacional. Según el CNA, su éxito depende de que en los últimos años ha habido un cambio positivo de las políticas públicas, pero sobre todo por las innovaciones adoptadas por los productores y las mejoras en la eficiencia y la productividad.
Es muy posible que el sector agropecuario termine el 2015 con una balanza comercial superavitaria de 800 millones de dólares. Es un dato muy positivo, que cambia las cosas, ya que en los últimos años la balanza ha sido deficitaria en más de 4,000 millones de dólares. La pregunta es si esto es coyuntural o si ya es un fenómeno estructural.
Las exportaciones anuales de México ascienden a 382,000 millones de dólares, que representan 41.0% del total de las que realizan América Latina y el Caribe. La vocación exportadora del país es clara y tiene muchos espacios para crecer. El sector agropecuario, por ejemplo, empieza a abrirse un amplio mercado en China.
26 DE ENERO 2016
Entre 2009 y 2014, 185 mil mexicanos dejaron sus lugares de origen y se desplazaron a otras regiones del país en razón de la violencia. Los estados más afectados son Chihuahua, Tamaulipas y Guerrero, de acuerdo al INEGI.
En este período los desplazados en el caso de Tamaulipas fueron 41,151, en Chihuahua 26,534 y en Guerrero 12,590. Le siguen Quintana Roo con 8,317 y Durango con 4,818. Estos cinco estados suman la mitad de todos los desplazados por la violencia en el país.
Hay una relación directa entre el número de los asesinatos dolosos, en particular para los casos de Chihuahua y Tamaulipas, y el desplazamiento de las personas que argumentan la violencia como la causa del mismo.
El total de las personas que emigraron, por diversas razones, dentro del territorio nacional, en el tiempo considerado, es de 2 millones 894 mil. Así, las que lo hicieron motivadas por la violencia representan el 6.4 por ciento del conjunto.
Las otras razones para dejar el lugar de origen son reunirse con la familia (45.5%), buscar trabajo (17%) cambio de trabajo (19%) y estudio (7.0%).
Ante estas cifras hay dos lecturas; una podría decir que los desplazamientos por causa de la violencia representan un porcentaje menor en el conjunto de los mismos, y la otra que es una cantidad muy elevada.
Mi posición es que el número de las y los mexicanos que se tienen que mover de su lugar de origen motivado por la violencia debería ser cero. Es algo a conquistar.
En las discusiones y escritos sobre la violencia, la tragedia de las familias desplazadas es un tema que queda de lado y no ocupa el lugar que debería tener. Cada quien se las arregla como puede en busca de alejarse de la violencia.
Caricaturas