Los "abatidos" de Tlatlaya
06 DE JULIO 2015
El texto dice que “las tropas deberán operar de noche en forma masiva y en el día reducir la actividad con el fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad, ya que el mayor número de delitos se comete en ese horario”. Es parte de la Orden de Relevo y Designación de Mando del Teniente de Infantería Ezequiel Rodríguez Martínez, de fecha 11 de junio del 2014, firmada por el Teniente Coronel de Infantería Sandro Díaz y emitida en el Campo Militar No 22-D, San Miguel Ixtapan, Estado de México.

En la madrugada del 30 de junio ocurre el lamentable suceso de Tlatlaya donde son “abatidos” 22 presuntos delincuentes a manos de soldados de ese campo. El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), el pasado 2 de julio,dio a conocer ese documento. En versión de esta organización, obra de los jesuitas mexicanos, el texto es “una prueba fehaciente sobre la necesidad de investigar la responsabilidad institucional de la Sedena en la comisión de graves violaciones a los derechos humanos de las víctimas de Tlatlaya”. Ésa es también la posición de organismos internacionales que trabajan en defensa de los derechos humanos.

El documento “Tlatlaya a un año: La orden fue abatir”, publicado por el Centro Prodh, prueba con información contundente que en la jerga militar la palabra “abatir” es sinónimo de matar. Entre las muchas evidencias están los boletines de las Fuerzas Armadas emitidos en los dos sexenios más recientes y de manera más puntual que en el radiograma emitido por el teniente al mando en el caso de Tlatlaya se refiere a los hechos como “resultando abatidos 21 personas del sexo masculino, 1 del sexo femenino...”.

No hay duda de que en el lenguaje militar, para el caso de México, el término “abatir” es unívoco e indica que se ha dado muerte a presuntos criminales. La reacción del gobierno de la República, por medio de la Secretaría de Gobernación, a la evidencia que ofrece el Centro Prodh ha sido sólo decir que en el diccionario “abatir” significa derribar, desarmar o descomponer. La institución de los jesuitas ya respondió a esta absurda intervención del gobierno que es un atentado contra la inteligencia.

Los hechos interrelacionados que denuncia el Centro Prodh son dos: un documento del Ejército que ordena a sus integrantes “abatir delincuentes en horas de oscuridad” y 22 presuntos delincuentes “abatidos” en Tlatlaya, como se afirma en partes oficiales. A ésos debe responder el gobierno de la República. Hacerlo está en la lógica de su interés. Se puede controlar a sectores de la prensa e incluso “bajar” el tema de la cobertura mediática, pero eso no hace desaparecer la realidad.

La respuesta del Ejército no puede ser, como ahora lo ha hecho, decir que siempre instruye a sus elementos a respetar los derechos humanos. Eso está bien, pero no contesta a los señalamientos. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ya probó que en el caso de Tlatlaya hubo ejecuciones extrajudiciales por elementos del Ejército. El caso está en manos de las autoridades judiciales que a un año todavía no resuelven. Las preguntas siguen sin respuesta: ¿Quién ordenó las ejecuciones de Tlatlaya? ¿Quienes las ejecutaron respondieron a una orden? ¿Es una política institucional?
Recomendación/Libro
01 DE JULIO 2015
Alfonso Jesús Martínez Alcázar, el Güero (Morelia, 1975), el pasado 7 de junio ganó, como candidato independiente, la alcaldía de Morelia, la capital de Michoacán, ciudad que ronda en los 800,000 habitantes. Obtuvo 27.40% de los votos. Es un empresario del aguacate que estudió Ingeniería Industrial en el Instituto Tecnológico de Morelia (1993-1998) e hizo una maestría en Calidad Total en el Cidem (2002-2004).
El Partido Acción Nacional (PAN), en el cual militó 22 años, le negó la posibilidad de postularse como alcalde y decide, entonces, separarse del partido. En ese momento, como diputado local, era presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados estatal. Antes, como militante del PAN, fue diputado federal suplente en la LIX Legislatura (2003-2006) y diputado local propietario en la LXX Legislatura (2005-2008).
En noviembre del 2014, se enfrenta al dirigente estatal del PAN, Miguel Ángel Chávez, al que acusa de cerrarle, por segunda ocasión, el poder participar como candidato a la alcaldía. En la elección de 2011, Martínez Alcázar cedió a su aspiración a favor del ex senador Marko Cortés Mendoza, quien perdió la elección frente al priísta Wilfrido Lázaro Medina. Esa vez, a cambio, Martínez Alcázar obtuvo una diputación plurinominal en el Congreso local.
En la campaña construyó la plataforma Todos por Morelia, integrada básicamente por ciudadanos que no militan en partidos. Su triunfo lo atribuye al “hartazgo” que la ciudadanía tiene por los partidos, y por lo mismo éstos ya no representan el sentir ciudadano. La ciudadanía, entonces, busca alternativas.
El plan de gobierno que anunció en la campaña y con el convenció a los electores tiene 10 líneas estratégicas: 1) Gobierno activo y efectivo; 2) Infraestructura y servicios de calidad; 3) Ciudad sustentable; 4) Morelia emprendedora; 5) Municipio en movimiento; 6) Desarrollo humano; 7) Morelia con paz y legalidad; 8) Articulación turística para México y el mundo; 9) Morelia educadora y joven y 10) Morelia, una ciudad culta y cívica.
El caso del nuevo alcalde de Morelia es un buen ejemplo de una de las vertientes o variables de las cuales van a surgir candidatos independientes. Son políticos con años de militancia en un partido y con experiencia como legisladores o funcionarios públicos que, por una u otra razón, unas más válidas que otras, deciden romper con su partido y lanzarse por su cuenta a contener por un puesto de elección popular.
Esta situación va a obligar a los partidos a diseñar mecanismos de selección más objetivos y menos discrecionales. Es altamente probable que si Martínez Alcázar hubiera ido por el PAN este partido habría ganado. En este caso, hay otros ejemplos, surgen preguntas y cuestionamientos sobre la decisión de la dirigencia. Es evidente que se ha abierto una nueva posibilidad para militantes que tienen problemas con sus dirigencias. El tema es complejo.
30 DE JUNIO 2015
En Por qué fracasan los países: Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza (Crítica, 2012) Daron Acemoglu y James Robinson, profesores del MIT, dan cuenta de su investigación en el intento de explicar por qué unos países son ricos y otros no. Llegan a la conclusión de que la diferencia entre unos y otros no está, como comúnmente se argumenta, en la geografía, la etnia, la religión o la cultura sino en el carácter de las instituciones del Estado y la participación de la sociedad civil.

El libro muestra, con datos y ejemplos contundentes, que en los países donde las instituciones políticas tienen mecanismo para hacer contrapeso al poder y una ciudadanía fuerte, de un lado, y, de otro, la economía fomenta el emprendimiento y la creatividad, al tiempo que cierran el espacio a toda concesión arbitraria, se genera riqueza y ésta, por la competencia, se distribuye de manera más o menos equitativa aunque desigual.

La tesis de Acemoglu y Robinson muestra que es indispensable, es una condición del desarrollo, que los países cuenten con una sociedad civil organizada poderosa. Por eso mismo es necesario tener claro que el Estado se constituye de dos actores; el gobierno y la sociedad civil. Estado no es sinónimo de gobierno. La ciudadanía organizada es la otra cara del Estado.

Es indispensable que la sociedad civil organizada asuma, de eso se trata, que a ella también le corresponde la construcción del Estado, porque esa acción no es monopolio o tarea exclusiva del gobierno. La existencia de instituciones abiertas, incluyentes y democráticas exige la presencia de una ciudadanía fuerte y activa. Solo así será posible la construcción de una sociedad desarrollada y equitativa.

Ahora, en todos los países de la región, en unos más que otros, la ciudadanía y la sociedad civil organizada desarrollan actividades en nuevos frentes y se hacen cada vez más presentes en la construcción de la comunidad. No es todavía todo lo que debería de ser, falta mucho por hacer, pero es evidente que crece y se fortalece.

La dimensión de la tarea de la sociedad civil organizada no se agota en las acciones que ahora implementa, todas sin lugar a dudas valiosas, sino va más allá y consiste en participar en el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas de manera particular en los campos de su especialidad. En la medida que eso ocurra se va a caminar de manera más rápida y sólida al desarrollo.
29 DE JUNIO 2015
La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio un paso adelante de gran importancia, para hacer de México un país más incluyente y respetuoso de los derechos humanos, al reconocer los matrimonios de personas de un mismo sexo y dejar asentado que en ningún estado de la Federación se pueden prohibir.

En las nuevas tesis de jurisprudencia pronunciadas por la SCJN establecen que para todos los efectos legales relevantes, las parejas de homosexuales y lesbianas se encuentran en una situación equivalente a las heterosexuales, de tal manera que es injustificado que se establezca alguna diferencia.

La SCJN afirma que “pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales de quienes pueden acceder a la institución matrimonial con la procreación es discriminatorio, pues excluye del acceso a la institución a las parejas homosexuales que están situadas en condiciones similares a las heterosexuales”.

Y profundiza en su argumento cuando plantea que excluir a los homosexuales y lesbianas del matrimonio implica tratarlos como si fueran “ciudadanos de segunda clase, lo que genera un régimen de separados, pero iguales”. La nueva jurisprudencia declara inconstitucionales los códigos civiles que definen al matrimonio sólo como la unión entre un hombre y una mujer y establezcan como su única finalidad la procreación.

Los tres documentos con la nueva jurisprudencia aplica desde el pasado vienes 19 de junio, cuando aparecen publicados en el Semanario Jurídico de la Federación. Ahora, plantea la SCJN, “bajo ninguna circunstancia se puede negar o restringir a nadie un derecho con base en su orientación sexual. Por tanto, no es factible hacer compatible o conforme un enunciado que es claramente excluyente”.

La SCJN explica que “la razón por la cual las parejas del mismo sexo no han gozado de la misma protección que las parejas heterosexuales no es por descuido del órgano legislativo, sino por el legado de severos prejuicios que ha existido tradicionalmente en su contra y por la discriminación histórica”. Las nuevas disposiciones resuelven para siempre esta falla en nuestra legislación.

Por ahora, la nueva jurisprudencia obliga a quienes imparten justicia a nivel federal y local a casar a las parejas homosexuales. La nueva jurisprudencia no obliga a los registros civiles a casar a las parejas de un mismo sexo. Éstas, cuando quieran casarse por la ley en los estados donde no ha cambiado el Código Civil, deben ir a juicio de amparo, que es seguro que ganan. Urge que los estados reformen sus códigos civiles con la nueva jurisprudencia. Ahora sólo Coahuila, Quintana Roo y el Distrito Federal lo han hecho.
25 DE JUNIO 2015
 Introducción:
En 1930, el economista John Maynard Keynes escribió el famoso ensayo Economic Possibilities for our Grandchildren (Posibilidades económicas para nuestros nietos) donde plantea proyecciones a 100 años. La situación mundial era muy difícil, pero aún así hizo un conjunto de pronósticos positivos que se logarían en el mediano y largo plazo producto del desarrollo tecnológico. Los estándares de vida son tan altos como los predijo Keynes, pero en otros campos las cosas no han sucedido como las pensó.
En 2013, diez economistas, entre ellos tres premios Nobel, escriben In one hundred years: leading economists predict the future (En cien años: destacados economistas predicen el futuro), editado por The Massachusetts Institute of Technology (MIT).1 Los autores ofrecen su visión de lo que será la sociedad dentro de 100 años. Su perspectiva, a partir de datos duros, es positiva como en su tiempo fue la de Keynes. A partir del análisis de ese texto se ofrecen 50 tendencias que van a marcar los próximos cien años. Las proyecciones tienen un margen de error elevado, pero no dejan de ser interesantes y sugerentes.
 
La economía

El crecimiento económico que caracterizó al siglo XX seguirá en el XXI-XXII.
Los países serán más ricos, pero permanece la desigualdad entre ellos.
Para los ciudadanos, la distribución de la riqueza seguirá siendo desigual, pero más equitativo que en el siglo XX.
La economía privilegia el diseño de bienes y servicios quese intercambian a través de plataformas electrónicas.
Las economías continúan interconec-tándose y facilitan compartir la gestión de riesgos y la igualación de los estándares de bienestar.
La medición del PIB dejará de ser la unidad que indique el grado de bienestar y será sustituida por indicadores relacionados con el riesgo.
El dinero electrónico domina y el uso de efectivo despierta sospechas.

 
El trabajo

El desarrollo de la tecnología desplaza al trabajo manual.
La organización del trabajo se flexibiliza y deja de estar sometido a un espacio determinado y a horarios fijos.
El concepto de jornada laboral que hace la división entre escuela, familia y trabajo se desintegra con el tiempo.
El autoempleo corre paralelo a la trasformación de compañías tradicionales.
Disminuyen las actividades primarias y se prioriza la producción de servicios incluso en las regiones más pobres.
La manufactura se hace todavía una actividad más repetitiva y estandarizada y solo ocupa una pequeña fracción de la fuerza laboral.
Se ofrecen bienes y servicios personalizados, valuados por su calidad y singularidad, producidos por una fuerza laboral altamente especializada.
La demanda de mano de obra medianamente preparada y la demanda creada por el desarrollo tecnológico eleva el salario de las futuras generaciones.

 
La pobreza

En la primera década del siglo XXII en el mundo se acaba la pobreza extrema.
Los pobres de los países emergentes tendrán las mismas condiciones económicas que tienen hoy los pobres en los países desarrollados.

 
La población

Al inicio del siglo XXI seguirá creciendo la población, pero llegará un punto en el que se frena y se mantiene estable la tasa de fertilidad.

 
La tecnología

La expansión del mercado acelera la innovación científicatecnológica.
Los dispositivos móviles permiten el acceso a una información infinita y las posibilidades de la interacción y el comercio electrónico mejoran la calidad de vida.
La inteligencia artificial estará a nuestro alcance a mediano plazo.
Seguiremos necesitando doctores y abogados reales, pero las máquinas inteligentes ofrecen cada vez más alternativas de solución.

 
La política

El capitalismo democrático sigue creciendo.
Continúa la expansión de los derechos políticos y civiles.
En algún momento del siglo XXI, la ciudadanía que vive en países autoritarios exigirá la democracia.

 
La globalización

El mundo estará más integrado que nunca.
Los nuevos avances tecnológicos incrementan la necesidad de interacción global.
No existirá un gobierno mundial, pero habrá instituciones financieras más fuertes.

 
La paz

La segunda mitad del siglo XX ha sido el más pacífico de la historia y el XXI-XXII lo será todavía más.
Se mantienen espacios de inestabilidad en África, los Balcanes y Medio Oriente.
El fundamentalismo islámico sigue activo, pero en la medida que avance el siglo irá disminuyendo.
La expansión de los derechos civiles y políticos ayuda a contener focos de violencia.
El aprecio a normas y valores democráticos, apoyados por organizaciones internacionales ayudan a neutraliza los efectos de la violencia y opresión.

 
El medio ambiente

En la medida que avanza el siglo el uso de las tecnologías limpias se hacen más atractivas y aguantan la relación costo-beneficio.
Los países que más contaminan ceden, a la presión internacional.
Crece la cultura de respeto al medio ambiente y con ello el uso de alternativas amigables con el medio ambiente.

 
La salud

La población del mundo será más sana que la del siglo XX.
Aumenta la expectativa de vida, que en los países desarrollados llega a los 100 años.
La mejor salud y el aumento de la expectativa de vida son resultado del progreso médico (medicinas, vacunas, nuevos tratamientos…) y a la aplicación de políticas públicas.
La competitividad de los mercados baja el costo de los tratamientos y aumentan la demanda del servicio médico.
Se incrementa el gasto del PIB en salud y las naciones pobres se emparejan con las desarrolladas.
Al crecer la expectativa de vida surgen nuevos padecimientos.
Desarrollo de la biomedicina y la medicina personalizada.
Progresa la biogenética y crece la posibilidad de seleccionar las características genéticas.
Se utilizan sustancias seguras para mejorar la concentración y el rendimiento en el trabajo.
Avance sustantivo en el combate a las adicciones del cigarro y el alcohol.
Las condiciones de vida y nutrición aumenta el tamaño de las personas.

 
El retiro

Será parte importante de nuestra vida productiva y habrá nuevas formas de jubilación que combinan trabajo, descanso, estudio y filantropía.

 
La educación

La cobertura educativa crece y mejora la calidad, lo que permite que nuevas generaciones de emprendedores continúen innovando y contribuyen al crecimiento económico de sus países.

 
Ciencias Sociales

Los economistas estarán a la vanguardia de las ciencias sociales, al incorporar la prospectiva de la sociología y la ciencia política y elementos de la psicología y la biología
24 DE JUNIO 2015
Un elemento novedoso de la elección del pasado 7 de junio fue la participación de candidatos independientes, que implica un cambiorelevante en el sistema político mexicano. Sólo cinco de los que disputaban un puesto de elección popular ganaron. Son todavía muy pocos, pero abren una nueva manera de acceder al poder.
Ahora presento una sintética semblanza de Pedro Kumamoto Aguilar (Guadalajara, 1990), Kuma, como le dicen sus amigos. Gana la diputación local por el Distrito 10 de Jalisco, uno de los más grandes e importantes del país, con sede en Zapopan, en la zona conurbada de Guadalajara. Obtuvo 39% de los votos. Nunca ha militado en partidos.
Su bisabuelo es un emigrante japonés que se estableció en Chiapas. Es egresado de la licenciatura en Gestión Cultural, en el ITESO, la Universidad de los jesuitas en Guadalajara. Del 2012 al 2014 fue presidente de su Sociedad de Alumnos. Participó en el proyecto universitario Observatorio Legislativo, organismo que evalúa al Congreso local y en Wikipolítica Jalisco, organización que con la tecnología pretende involucrar a la ciudadanía en la toma de decisiones.
En la campaña sólo invirtió 250,000 pesos, 20% del tope aprobado de 1 millón 226,000 pesos. De esa cantidad 18,626 pesos fueron públicos y el resto donaciones privadas que no podrían rebasar lo 7,000 pesos. Tuvo 120 donantes. Parte de la estrategia de campaña fue la austeridad, para demostrar por la vía de los hechos que es posible ganar sin los cuantiosos recursos que hoy se dedican a las campañas.
El trabajo se sostuvo en el apoyo voluntario de jóvenes universitarios al que se incorporaron académicos y artistas. El lema fue “Los muros sí caen”. La campaña se caracterizó por su creatividad, originalidad y mantuvo un tono fresco y divertido. El instrumento fundamental para transmitir los planteamientos, siempre propositivos, fueron las redes sociales. La mayor parte de los escasos recursos se destinaron a publicidad en ese medio.
En la campaña nunca hizo promesas y siempre invitó al trabajo. El tono fue que los problemas del país no los puede resolver un diputado independiente, pero sí “pueden ser resueltos si nos involucramos en la toma de decisiones, si exigimos, si fiscalizamos, si participamos, si nos involucramos en la vida pública, si somos miles, entonces las cosas sí van a cambiar”. A los votantes eso les hizo sentido.
Su proyecto central como legislador es “incentivar la participación ciudadana dentro y fuera del gobierno”. Los diputados, dice Kuma, “son sinónimo de extravagancia, de vanidad, de dinero mal habido, de corrupción”. Él sabe que su gestión tiene que ser diferente. Su actual popularidad la explica porque “es una historia de David contra Goliat y esas historias siempre son interesantes porque nos hacen ver que esos Goliat no eran tan gigantes como pensábamos”.
23 DE JUNIO 2015
Recientemente en The Economist apareció el artículo Doing good by doing well (23.05.15) que se plantea el tema de las donaciones filantrópicas desde la óptica de hacerlo bien, que en principio -contra lo que se pueda pensar- no es una tarea fácil. La pregunta clave es: ¿dónde invierto mi donativo para que tenga la mayor eficacia e impacto social?

Crece el número de los donantes que antes de hacerlo quieren saber la rentabilidad de su inversión. No sólo se trata de donar sino hacerlo bien, para que rinda lo más posible. Ahora hay organizaciones que se dedican a responder esta pregunta. Ellas investigan, para tener evidencias claras, sobre cuáles son las organizaciones sin fines de lucro que hacen un buen trabajo y tienen un real impacto social en la solución de los problemas que eligen enfrentar.

La nueva filantropía, con “enfoque en resultados”, está influida por el mundo de los negocios. En esta versión, la filantropía debe operar con la misma eficacia que lo hace el mundo de las empresas comerciales. Este tipo de filantropía sigue el modelo de “capital de riesgo” e invierte en obras sociales que desarrollan nuevos enfoques, para resolver viejos problemas.

Algunos grandes donantes han optado por organizar concursos dirigidos a los enfoques innovadores, otorgándoles su ayuda si demuestran que son eficaces y eficientes. Los pequeños donantes también son cada vez más exigentes al hacer sus aportaciones. De esto hay que tener en cuenta que en conjunto sus contribuciones superan a las de los grandes filántropos.

Que los donantes presten más atención al uso de su dinero está bien, es necesario, pero tiene peligros. Exigir siempre la prueba del impacto puede empujar a las organizaciones benéficas a centrarse en resultados a corto plazo, en lugar de optar por proyectos más significativos cuyo éxito sólo se puede garantizar a largo plazo. Existe también el peligro de que proyectos de investigación médica pionera puedan ser excluidos. Es también el caso de las organizaciones que hacen un buen trabajo con los grupos especialmente difíciles. Con el enfoque en resultados, “no queremos que todas las organizaciones benéficas graviten hacia proyectos más fáciles que garanticen altos niveles de éxito”, dice Iona Joy de New Philanthropy Capital, despacho que asesora a organizaciones benéficas.

Otro problema potencial, dice la señora Joy, es que los donantes centrados en la búsqueda del impacto pueden retirar su apoyo si las organizaciones sin fines de lucro se equivocan. Eso puede empujar a las mismas a tratar de justificar los fracasos en lugar de aprender de ellos. Aunque casi tres cuartas partes de las organizaciones benéficas británicas dicen que ahora, más que antes, hacen un esfuerzo por medir los resultados, sólo el 5.0% lo hace para mejorar su servicio y más del 50.0% es sólo para satisfacer las exigencias del donante.

Hay que tener también en cuenta que las organizaciones benéficas, para resolver sus nuevos problemas, necesitan recursos para pagar los gastos permanentes de administración que contempla rubros como salarios, investigación e infraestructura. Dasra, una fundación india, alienta específicamente a donantes ricos para dar a las organizaciones benéficas el dinero que se gasta en la administración, que también contempla el mejoramiento de la gestión de su trabajo y la medición de su impacto.

La nueva idea de la filantropía es que si quieres hacer el bien, tienes que hacerlo bien y cada vez mejor.
Caricaturas