Nuevos gobernadores
27 DE MAYO 2015
En dos semanas, el próximo 7 de junio, en nueve estados habrá cambio de gobernadores. En abril, al dar inicio la campaña federal, las encuestas decían que el PRI y el PAN ganaban en cuatro estados y el PRD, en uno. La intención del voto se ha movido. Ahora ésta es la situación:

Baja California Sur (BCS). El candidato del PAN, Carlos Mendoza, crece y pasa de 42 a 47%; el del PRI-PVEM-NA, Ricardo Barroso, de 32 a 37%; el del PRD-PT-MC, Jesús Druk, de 19 a 24 por ciento. El PAN gana.

Sonora. El candidato del PAN, Javier Gándara, crece y pasa de 34 a 41%; la candidata del PRI, Claudia Pavlovich, del PRI-PVEM-Panal, crece más y pasa de 29 a 46 por ciento. Empate entre el PRI y el PAN. El día de la elección se decide.

Nuevo León. La candidata del PRI-PVEM-Panal, Ivonne Álvarez, cae de 33 a 26%; el candidato independiente, Jaime Rodríguez El Bronco, crece y pasa de 21 a 31%; el candidato del PAN, Felipe de Jesús Cantú, se mantiene en 20 por ciento. Empate entre el PRI y el candidato independiente. El día de la elección se decide.

San Luis Potosí. La candidata del PAN, Sonia Mendoza, crece y pasa de 31 a 40%; el candidato del PRI-PVEM-NA, Juan Manuel Carreras, crece más y pasa de 24 a 39%; el candidato del PRD-PT-PCP, Fernando Pérez Espinosa, obtiene 16 por ciento. Empate entre el PRI y el PAN. El día de la elección se decide.

Querétaro. El candidato del PAN, Francisco Domínguez, cae de 47 a 42%. El candidato del PRI-PVEM-NA, Roberto Loyola, se mantiene en 45 por ciento. Empate entre el PRI y el PAN. El día de la elección se decide.

Colima. El candidato del PRI-PVEM-NA, José Ignacio Peralta, se mantiene en 42%; el candidato del PAN, Jorge Luis Preciado, se mantiene en 35 por ciento. La ventaja es para el PRI, pero la victoria no es segura. El día de la elección se decide.

Michoacán. El candidato del PRD-NA-PT, Silvano Aureoles, se mantiene en 33%; la candidata del PAN, Luisa María Calderón, se mantiene en 29%; el candidato del PRI, José Ascención Orihuela, cae de 26 a 24 por ciento. La ventaja es para el PRD-NA-PT, pero la victoria no es segura. El día de la elección se decide.

Guerrero. La candidata del PRD-PT, Beatriz Mojica, crece de menos de 20 a 38%; el candidato del PRI-PVEM, Héctor Astudillo, pasa de 28 a 30%; el candidato del MC, Luis Walton, se mantiene en 13 por ciento. La ventaja es para el PRD-PT, pero la victoria no es segura. El día de la elección se decide.

Campeche. El candidato del PRI-PVEM, Alejandro Moreno, crece de 39 a 50%; el candidato del PAN, Jorge Rosiñol, crece de 17 a 20%; la candidata de Morena, Layda Sansores, cae de 20 a 13 por ciento. El PRI gana.

En las encuestas de mediados de mayo están definidas sólo dos gubernaturas: Campeche para el PRI y BCS para el PAN. Las otras siete se encuentran en empate técnico. El PRD tiene ventaja en Michoacán y Guerrero. El PRI, en Sonora y Colima. El PAN, en Querétaro y SLP. Un candidato independiente, en Nuevo León. Faltan 13 días, para saber el resultado.
Suite francesa
26 DE MAYO 2015
El pasado 23 de mayo tuvo lugar en San Salvador la beatificación de monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez (15 de agosto de 1917, Ciudad Barrios – 24 de marzo de 1980, San Salvador), a la que asistieron 300,000 personas. El jesuita mexicano Rafael Moreno Villa (72) que trabajó con el arzobispo de San Salvador, asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba misa, describe la manera en que Romero, el arzobispo mártir, ejercía su tarea.

De acuerdo al jesuita, “monseñor, siendo arzobispo de San Salvador, supo estar siempre atento a los acontecimientos nacionales e internacionales, aprendió a iluminarlos e interpretarlos desde la luz de la revelación; fue un excelente y valiente predicador interesado en explicar la Sagrada Escritura de una manera sencilla y práctica; fue un místico con un firme y efectivo compromiso con los pobres que lo llevó a exigir proféticamente el cumplimiento de la justicia evangélica; fue una persona muy humana que supo vivir la parábola del buen pastor conociendo, conviviendo, defendiendo, dando la vida por sus ovejas y dejándose impactar por ellas, creando condiciones para que éstas confiaran y se dejaran guiar por él”.

Y añade que monseñor Romero, “durante los tres años como Arzobispo de San Salvador, en varias ocasiones visitó pastoralmente todas las comunidades de su arquidiócesis, aun las más pequeñas y remotas; aprovechó sus visitas y la comunicación epistolar para estar bien informado de las necesidades y violaciones a los derechos humanos que padecía la población salvadoreña; tomó siempre en consideración y se solidarizó con estas necesidades y denuncias. Para ello encargó a dos religiosas que le subrayaran los aspectos más importantes de los cientos de cartas que recibía y contestaran cada una de ellas de manera personalizada, en base a las breves indicaciones que él mismo anotaba en el margen de dichas cartas y le pidió a la oficina del Socorro Jurídico que le fundamentaran las denuncias y dieran apoyo a las víctimas”.

Para el jesuita, monseñor Romero ”concibió el ministerio episcopal como un servicio no como un privilegio; aprovechó su autoridad moral no para beneficio propio sino en bien de los más necesitados, solicitando al Presidente de EEUU dejara de apoyar militarmente al Gobierno salvadoreño, dialogando con los partidos políticos y las organizaciones populares, mediando en conflictos laborales, sociales y políticos, denunciando a nivel nacional e internacional las violaciones y los abusos cometidos en contra de la población por parte de autoridades gubernamentales, fuerzas armadas y de seguridad, terratenientes y empresarios.

Se preocupó por motivar cariñosa y razonablemente a todos ellos para que fueran sensibles ante las necesidades de la mayoría de la población y dejaran de abusar de ella. Todo esto lo hizo tratando de mantener una comunicación con su clero y demás agentes de pastoral y siendo respetuoso con los pastores de otras religiones con quienes frecuentemente concelebró, se reunió y desarrolló actividades conjuntas. Congruente con su opción, tuvo un nivel de vida austero y un modo de ser sencillo y alegre. Fue capaz de reconocer sus limitaciones y pedir perdón a los que pudo haber ofendido”.
25 DE MAYO 2015
Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León, sigue creciendo en la intención del voto. En la última encuesta, tiene 31%; la priísta Ivonne Álvarez, 26%, y el panista Felipe de Jesús Cantú, 20 por ciento. El sondeo no registra los votos que le puede dar la declinación, a su favor, de Fernando Elizondo Barraga?n, del MC, quien tenía 4 por ciento.

A 11 días de la elección, los datos dicen que El Bronco tiene ventaja en un escenario competido. Ante esta realidad, algunos panistas demandan que su candidato -los números dicen ya no puede ganar- decline también a favor de Rodríguez Calderón, para así garantizar que el PRI no vuelva a obtener la gubernatura. El candidato del PAN ya dijo que seguirá en la contienda.

En Nuevo León, ante los números que arrojan las encuestas, se hace presente la lógica del voto útil. Es muy posible que el día de la elección, simpatizantes panistas se decidan a votar por Rodríguez Calderón. La última reforma electoral estableció las normas, para que por primera vez se pudieran presentar candidatos independientes a las elecciones. Hay quienes piensan que es imposible constituir gobierno con base en los partidos. No estoy de acuerdo.

¿Qué puede pasar si un estado es gobernado por un candidato sin partido? En principio, se debe aceptar que es una experiencia inédita y lo que se pueda argumentar a favor o en contra es especulación. En ese horizonte, pienso que el gobierno de un independiente tiene muchas y buenas posibilidades para hacer una gestión distinta y exitosa a la que ahora hacen los partidos.

En el acuerdo firmado entre El Bronco y Elizondo Barragán, que ya en una ocasión fue gobernador interino por el PAN, se anotan elementos de lo que sería un gobierno que la ciudadanía otorga a un candidato sin partido. Las nuevas autoridades están obligadas, no tienen otra, a establecer, de entrada, una alianza con la ciudadanía en general. Los partidos, cuando ganan, lo hacen con sus militantes.

El gobernador está en condiciones de incorporar a su gobierno a las mejores ciudadanas y ciudadanos en razón sólo de su capacidad y antecedentes. Los partidos siempre ponen a los suyos, estén o no calificados para desempeñar el cargo. El nuevo gobierno puede crear órganos ciudadanos autónomos que hagan una vigilancia efectiva de la acción del gobierno y sus integrantes.

Un estado gobernado por un independiente debe convertirse en un laboratorio, siempre regulado y con responsabilidad, de ideas y prácticas innovadoras que resulta muy difícil que surjan de los partidos tradicionales, también de los nuevos, que se conducen, las más de las veces, por la inercia institucional. Si El Bronco gana y su ejemplo se propaga, estamos ante un cambio dramático que afectaría de manera positiva al conjunto del sistema político.
20 DE MAYO 2015
El próximo 23 de mayo tendrá lugar en San Salvador, la beatificación de monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez (15 de agosto de 1917, Ciudad Barrios - 24 de marzo de 1980, San Salvador), el arzobispo salvadoreño asesinado por las fuerzas de la ultraderecha mientras celebraba misa, que consideraban que su mensaje a favor de los pobres y en contra de la violencia afectaba sus intereses y favorecía a los de la guerrilla.

Se sabe que el papa Juan Pablo II bloqueó el proceso en razón de su ideología conservadora y contraria a los cambios sociales y que Benedicto XVI lo dejó de lado. La causa se abrió a la llegada del papa Francisco y muy pronto avanzó hasta concluir que la vida de monseñor Romero debía ser reconocida y planteada como ejemplo para los creyentes y para todo el mundo.

Desde hace años, en la fachada de la catedral anglicana de Canterbury, en Londres, en la galería de los 10 mártires del siglo XX, está la imagen del arzobispo Romero, que es aceptado por esta Iglesia cristiana como un hombre ejemplar digno de imitar o, de otra manera, como un santo. La Iglesia católica institucional llega tarde a este reconocimiento, ya que cientos de miles de católicos de todo el mundo, en particular de América Latina, lo habían declarado santo por aclamación popular, práctica común en la iglesia primitiva.

La beatificación, que es anterior a la canonización —la primera otorga el título de beato y la segunda de santo—, ocurre en razón de que la Congregación para las Causas de los Santos reconoce que monseñor Romero sufrió el martirio en una variante que se conoce como in odium fidei (en odio a la fe), por lo que podrá ser beatificado sin la necesidad de que se pruebe que realizó un milagro. Esta modalidad abre la posibilidad de que pronto otros mártires sean reconocidos como beatos y después santos.

La ultraderecha que lo mandó matar y que en su momento celebró el asesinato de Romero ha evolucionado, y ahora reconoce también la importancia y trascendencia de la figura del arzobispo mártir. Lo hace porque entiende que no puede ir en contra del sentir de la mayoría de la población, en este tema es una clara minoría, y también porque en los 23 años que han pasado después de la paz, que se firmó en 1992, se ha también civilizado.

El presidente de El Salvador, Sánchez Cerén, el comandante Leonel en los años de la guerrilla, piensa que “esta beatificación se convierte en un milagro para El Salvador, porque esto nos permite, a partir de su pensamiento, tratar de unir el país y enfrentar los nuevos retos que tenemos. No dudo que si monseñor estuviera vivo, así como está su obra, él estuviera al frente de esa búsqueda de unir voluntades para llevar paz a nuestras familias”. Es un hecho que la sociedad salvadoreña, a 23 años de terminada la guerra, sigue dividida.
Caricaturas