¿Hay justicia en Sonora? 20 DE JULIO 2016
El pasado 1 de febrero, el periodista ?Jorge Morales Borbón fue encarcelado acusado de los delitos de “enriquecimiento ilícito, falsedad de declaraciones, tráfico de influencias, extorsión, evasión fiscal...”. Él había sido el director de Comunicación del panista Guillermo Padrés, que gobernó Sonora del 2009 al 2015. Y antes director del periódico El Imparcial de Hermosillo y Frontera de Tijuana.
La acusación está firmada por Alberto del Cid Carmelo, al que Morales Borbón no conoce y del que tampoco tiene ninguna referencia. Kathya Félix Salazar, esposa del periodista, se dedica a buscar quién es la persona que acusa, dónde vive y por qué hace la acusación. Después de cinco meses lo encuentra en una humilde vivienda de Hermosillo. Ella se entrevista con él y existe el video del encuentro del que ahora ha dado cuenta la revista Proceso, El Universal y Reforma.
El señor Alberto del Cid Carmelo es un adulto mayor, que nunca aprendió a leer y escribir, y que firma sólo con su huella digital y la letra X. Tiene una pensión de 2,000 pesos al mes del IMSS, de los años que trabajó como chofer. Él, en la entrevista grabada, confiesa a la esposa del periodista que le ofrecieron 1,400 pesos por firmar la acusación, que tiene en la cárcel a Morales Borbón.
Le dice también que desconocía la información que contenían los documentos que “firmó” porque no sabe leer. La Fiscalía Especializada para Investigar Hechos de Corrupción en el Estado de Sonora, a cargo del licenciado Odracir Ricardo Espinoza Valdez, finca su acusación en la “declaración firmada” del señor Alberto del Cid Carmelo. A partir de ella se inicia la investigación que lleva a la cárcel al periodista que también fuera funcionario público.
La confesión comprada de Alberto del Cid hace evidente que la Fiscalía Especializada para Investigar Hechos de Corrupción en el Estado de Sonora actúa de manera corrupta. Todo indica que el encarcelamiento de Morales Borbón es por razones de carácter político y no hay pruebas que inculpen al periodista. La gobernadora priista Claudia Pavlovich ofreció en campaña llevar a la cárcel a los integrantes del gobierno panista a quienes se les prueben actos de corrupción.
No es el caso de Morales Borbón a quien la Fiscalía culpa a partir de comprar por 1,400 pesos la confesión de un testigo analfabeto. El actual gobierno de Sonora hace bien en investigar la supuesta corrupción del gobernador anterior y altos funcionarios, pero tiene que probar su culpabilidad en el marco de la ley y no con la construcción de pruebas falsas y la compra de testigos a modo.
La esposa de Morales Borbón exige del gobierno de Sonora una explicación de los hechos ante las contundentes pruebas de “fabricación de delito” por parte de la Fiscalía. Pide también se frene el “revanchismo” en contra de funcionarios del gobierno anterior. La gobernadora Pavlovich debe aclarar de manera urgente este caso, para no quedar implicada en actos de corrupción. Urge se deslinde del mismo.
Recomiendo Lectura
19 DE JULIO 2016
El papa Francisco ha nombrado a Franco Coppola (1957, Italia) como nuevo nuncio en México. El anterior, el francés Christophe Pierre, que estuvo en el país nueve años, ha sido designado nuncio en Estado Unidos. Los dos son diplomáticos de carrera en la secretaría de Estado del Vaticano.
En 1981, Coppola se ordena sacerdote. Es doctor en derecho canónico. Habla español, inglés, italiano y francés. En 1993, tras realizar estudios en la Academia Eclesiástica Pontificia, entra al servicio diplomático de la Santa Sede. En 2009, el papa Benedicto XVI lo nombra obispo.
Como integrante del servicio exterior del Estado Vaticano ha trabajado en las representaciones diplomáticas de Líbano, Colombia y Polonia. Ha sido delegado papal en Burundi y antes de llegar a México lo era en la República Centroafricana y representante en Chad.
La mayor parte de su carrera diplomática la ha desarrollado en países con difíciles situaciones políticas y altos índices de violencia. La misión de los nuncios siempre es doble, por un lado representan al Estado Vaticano y por otra al líder religioso de los católicos, una comunidad de 1300 millones de fieles.
En general, siempre hay excepciones, los integrantes del servicio exterior del Vaticano son hombres más abiertos e ilustrados que otros miembros de la iglesia jerárquica. Como todos los diplomáticos les ha tocado prestar su servicio en distintas regiones y países del mundo. Eso les ayuda a tener una visión más compleja de los problemas mundiales y de la propia Iglesia.
El obispo José Francisco Robles Ortega, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), y Alfonso G. Miranda Guardiola, su secretario general, han dicho que el nuevo nuncio “será factor de unidad” entre los obispos mexicanos. De manera particular, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, que por edad está a tres años de dejar su cargo, le dio la “más cordial bienvenida”.
Coppola, como todos los embajadores, trae unas instrucciones de parte de su gobierno, el Vaticano, para relacionarse con las autoridades mexicanas y también, del líder religioso, el papa Francisco, para relacionarse con los obispos, los sacerdotes, las y los religiosos y los fieles. A lo largo de los meses vamos a darnos cuenta de cuál es la agenda del nuevo representante del Vaticano y del papa.
18 DE JULIO 2016
Si en el 2018 los partidos van solos a la elección presidencial, el PAN tendría 24% de los votos; el PRI, 20%; Morena, 17%; el PRD, 6%; el PVEM, 5%; el MC, 4%; Panal, 3%; el PT, 1%, y el PES, 1%, según la encuesta de Buendía&Laredo (El Universal, 06.07.16) realizada entre el 24 y 28 de junio pasado. El índice de no respuesta es de 19 por ciento.
De los entrevistados, 57% se dice independiente; 17%, priista; 12%, panista; 8%, morenista y el 6% restante simpatiza con los otros partidos. En principio, el que la gran mayoría de los electores no se identifique con ningún partido abre el espacio para el desarrollo de una candidatura independiente. Esta encuesta sólo registra a Jaime Rodríguez, el Bronco.
A nivel personal, Margarita Zavala, del PAN, tiene una intención de voto de 26%, dos puntos más que hace tres meses; Andrés Manuel López Obrador, de Morena, 22%, dos puntos menos; Miguel Ángel Osorio Chong, del PRI, 19%, cuatro puntos menos; Miguel Ángel Mancera, del PRD, 8%, un punto más, y Jaime Rodríguez, independiente, 4%, uno menos.
La suma de la intención de voto de “otros candidatos” llega a 12%, dos puntos más que hace tres meses. Se registran los nombres de Eruviel Ávila (PRI), Manlio Fabio Beltrones (PRI), Rafael Moreno Valle (PAN), Ricardo Anaya (PAN), Miguel Márquez (PAN) y Enrique Alfaro (MC). Esta suma no considera los nombres de candidatos independientes.
Si los partidos deciden ir en alianza, que es lo más probable, pero todavía no es claro cómo se van a articular, la encuesta arroja el siguiente resultado: la alianza Morena y PT, con Andrés Manuel López Obrador como candidato, tendría 28% de intención de voto; la del PAN y PRD, con Ricardo Anaya como candidato, 26%; la del PRI, PVEM y Panal, con Miguel Osorio Chong, 25 por ciento. Queda por ver la posibilidad real de una alianza PAN y PRD y también con quién se aliarían el MC y PES.
Faltan todavía dos años para la elección presidencial. En este tiempo son muchas las cosas que van a pasar. En julio del 2016, el único candidato que ya tiene asegurada su nominación es Andrés López Obrador, quien es el líder indiscutible de Morena. En los otros partidos hay todavía espacio para la competencia entre los posibles candidatos. Está también en el aire cómo se va articular la o las candidaturas independientes.
Desde hoy, 24 meses antes de la contienda, la elección del 2018 despierta un gran interés. Eso se explica, entre otras cosas, porque un amplio sector de la sociedad ya no espera nada del actual gobierno y también porque el presidente de la República mantiene su mala imagen y poca aceptación de la ciudadanía. El rechazo ronda 70% y la aceptación, 30 por ciento. Todo indica que la sociedad quiere ya un cambio de gobierno.
Recomiendo Exposición
13 DE JULIO 2016
El cambio climático es una realidad y un problema de dimensiones gravísimas. No todos terminan por asumir este hecho que todos los días, aunque no siempre sea visible, influye en la vida diaria y marca el futuro de los países y del mundo. No es una formulación retórica o melodramática. Es un hecho contundente.
Nunca en cientos de miles de años la atmósfera había acumulado tanto dióxido de carbón como ahora que alcanza 400 partículas por millón. El cambio climático posibilitó el desarrollo de la humanidad y ahora puede impedirlo. A partir de 1970 empieza a elevarse el calentamiento de la atmósfera, pero en los últimos 12 años han tenido lugar los 10 años de mayor calentamiento. Ahora la temperatura tiende a crecer de manera sostenida.
En el último siglo el nivel del mar aumenta 17 centímetros, pero hoy se acelera. Los glaciares en todo el mundo reducen su tamaño. Los 10 países que más contaminan con la emisión de gases efecto invernadero son: China (24.5 %); Estados Unidos (14.4%); Unión Europea (10.2 %); India (10.0 %); Rusia (5.4%); Japón (3.1 %); Brasil (2.3 %); Indonesia (1.8 %); Irán y México (1.0%); la suma equivale a 75.0% del total.
Hay evidencia contundente de que el creciente calentamiento de la atmósfera produce y acelera la deforestación, la degradación de los bosques y la inhabilitación de terrenos fértiles. Esto afecta de manera más seria a los países pobres que tienen menos recursos, para hacer frente a la problemática. La ciencia y los científicos muestran que los países y la comunidad internacional deben tomar medidas radicales rápido.
Lo que se debe hacer no ocurre por los grandes intereses políticos y económicos que defienden al statu quo. Esto complica la toma de decisiones y que los gobiernos se animen a asumir riesgos y costos políticos en la línea de hacer lo que les toca, para enfrentar el problema. Esto hace que con frecuencia se caiga en problemas de omisión que complican el panorama. El problema está ahí, pero no siempre visible para la sociedad.
Guillermo de la Dehesa (El País, 03.01.16), presidente honorario del Center for Economic Policy Research de Londres, recuerda que en 1824 se descubrió el efecto invernadero, que en 1859 se mostró en laboratorio y en 1896 se cuantificó. De 1975 es el término calentamiento global. ¿Que se ha hecho desde entonces? Poco para la dimensión del problema. Sólo la “ceguera voluntaria” de los gobiernos permite que las cosas marchen con lentitud.
Si seguimos como hasta ahora, para el 2100 la temperatura de la atmósfera habrá aumentado en 4.5 grados. Si se actúa conforme a los convenios internacionales, en sólo 2.7 grados. Y el nivel del mar crecerá en 60 centímetros, pero hay científicos que piensan que puede ser hasta 1.20 o 2.0 metros. Esto va a depender de cómo respondan al cambio climático los glaciares y las capas de hielo en los polos. Todos debemos estar más enterados del tema y actuar en consecuencia.
12 DE JULIO 2016
En los días previos a la elección del pasado cinco de junio tuve la oportunidad de ver el resultado de muchas encuestas -publicadas y no publicadas- y también de grupos de enfoque. La demanda más sentida que registraban esos instrumentos era que se pusiera fin a la corrupción de los gobernantes. Está por arriba de reclamos siempre presentes como que el cese de la violencia y que se genere más empleo.
Es un dato relevante que habla de una sociedad más exigente, formada y consciente. La decisión del voto estuvo influida de manera clara, por esa demanda. El combate a la corrupción es el tema central de la campaña del 2018. Los candidatos a presidente, senadores y diputados no van a poder evadirlo. Es una demanda ciudadana que espera respuestas y definición de quienes participan en la contienda.
La exigencia de que se termine con la corrupción de los políticos en México y Latinoamérica ahora tiene carácter histórico e incluso me atrevo a decir que civilizatorio. En las décadas de los ochenta y noventa la gran demanda fue la democracia. Se pedía que hubiera reales elecciones, que se contaran los votos y que se respetaran los resultados.
Los gobiernos se vieron obligados a caminar en esa dirección. México fue de los últimos en llegar. En 2000, cuando un instituto ciudadano autónomo organizó por primera vez las elecciones y cuenta de los votos, el PRI, que 80 años de manera ininterrumpida estuvo en la presidencia, perdió la elección.
Al arrancar la segunda década del siglo XXI la gran exigencia ciudadana es que se ponga fin a la corrupción. La demanda recorre toda América Latina y México no es la excepción. La expresión de esa lucha tiene diversos niveles y también son distintos sus grados de avance.
El paso más fuerte y claro que ha dado el país para responder a esa demanda civilizatoria es el Sistema Nacional Anticorrupción, cuyas leyes reglamentarias siguen sin terminarse. En la campaña del 2018, los candidatos que articulen un sólido y creíble discurso a favor de la lucha contra la corrupción, que tengan la voluntad política de subirse en la ola de ese reclamo civilizatorio, tendrán ventajas sobre quienes el tema sólo lo traten de manera tangencial o simplemente lo ignoren.
11 DE JULIO 2016
Semanas atrás, el general secretario, Salvador Cienfuegos, dio una entrevista para fijar la posición del Ejército ante lo que ocurre en el país, en particular en materia de seguridad, y plantear cómo las Fuerzas Armadas se ven a sí mismas, a los poderes del Estado y también a la sociedad.
La entrevista exclusiva a Jaime Barrera (Milenio, 02.05.16), que no tuvo mayor repercusión, es reveladora de lo que piensa el Ejército. Cienfuegos afirma de manera categórica que “las Fuerzas Armadas tienen resultados extraordinarios. Estamos en 80, 90 o 98% de todo lo que se ha hecho contra la delincuencia”.
El Ejército, en su versión, ha sido “sujeto de críticas (...) Y creo que estamos hablando de hace un año y medio, casi dos años que todos los días hay críticas”. Y añade: “El personal sí se ha sentido seguramente en algunos momentos mal por señalamientos que les han hecho, pero no podemos hablar de 250,000 militares, porque algunos, uno que otro, se equivocan o hacen las cosas de manea indebida”.
En las palabras del general hay un reclamo, aunque no abierto, a la cobertura que realizan los medios. Da a entender que éstos no contextualizan la información cuando afirma que “las quejas de derechos humanos, que en el 2012 hablamos de 1,500 -por poner un número-, en el 2015 fueron poco más de 500. Es decir, hemos bajado de manera extraordinaria las quejas, las recomendaciones”, pero esto no se reconoce.
“Hoy estamos en la calle, dice el general, porque es la sociedad la que está exigiendo que estemos nosotros ahí. Esperamos que pronto contemos con buenas corporaciones de policías para que atiendan estos problemas”. Afirma tajante: “No es que nosotros queramos estar en la calle”. Asegura que el Ejército ya no quiere estar haciendo labor de policía y espera que pronto “estén las corporaciones de policías capacitadas y adiestradas para poder enfrenar estos delitos”.
El general critica a algunos estados, no ofrece nombres, “donde no hemos todavía visto el empeño, ya con una respuesta” en su lucha contra el crimen y también que en los municipios se requieren recursos y mucha capacitación para tener policías capaces. Asegura que es necesario la pronta “reconstrucción de las policías”. Y añade que mientras eso no suceda, lo ve como un mal menor, “tenemos que estar en la calle”.
Reclama de manera abierta a las autoridades judiciales cuando “los delincuentes están siendo soltados, no obstante haber sido ya sentenciados por los crímenes que se les acusó. Eso no es de ayer o de antier, sino de hace cinco, seis u ocho años. Sin embargo, los soldados están con el ánimo alto; entregados, dispuestos, con pasión, tratando de hacer las cosas bien en beneficio de la sociedad”.
Para él, hoy lo relevante no son los delitos de alto impacto, ésos ya cedieron, sino los que “dañan el patrimonio de los ciudadanos. Ahí es donde está el asunto: es el robo, la extorsión, el secuestro, el homicidio, que son delitos de orden común que deben atender las autoridades locales a través de los cuerpos de policía”. No se puede ser más claro. El general a nombre del Ejército solicita que los civiles se hagan cargo de las tareas policiales, para ellos regresar al cuartel.
07 DE JULIO 2016
La Antártida, donde se encuentra el Polo Sur, tiene una superficie de 14 millones de kilómetros cuadrados durante el verano y en el invierno de 30 millones de km2 cuando el mar adyacente se congela. La parte de tierra está cubierta por un gigantesco bloque de hielo (indlandsis) con un espesor medio de 2,500 metros. Aquí se encuentra 80% del agua dulce del planeta.
En 1603, el español Gabriel de Castilla descubre el “sexto continente”. Es hasta principios del siglo XIX que realmente se registra su existencia por la actividad de cazadores de focas y ballenas. El marco legal, para gestionar la región se encuentra en el Tratado Antártico que se firma en diciembre de 1959 y entra en vigor en junio de 1961. Existen dos tipos de miembros: plenos (con voz y voto) y adherentes.
Al primer grupo pertenecen 28 países: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Chile, China, Corea del Sur, Ecuador, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, India, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Países Bajos, Perú, Polonia, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Ucrania y Uruguay. La secretaría tiene sede en Buenos Aires.
Desde 1991, los países celebran reuniones consultivas anuales. El tratado estipula que la Antártida sólo se pude utilizar para fines pacíficos; está prohibida toda actividad militar; se garantiza la libertad de investigación científica; a la firma de éste no se disputan ni se afirman reclamaciones territoriales previas y tampoco se admiten nuevas; en la Corte Internacional de Justicia se resuelven los conflictos.
De los países miembros, 20 tienen estaciones de investigación científica permanente. Hay 40 de éstas. Los otros sólo las operan en verano. En los últimos años se han descubierto importantes yacimientos de carbón (el manto más grande del mundo), hierro, antimonio, cromo, oro, uranio, molibdeno, petróleo, gas y diamantes. Los países acordaron prohibir la explotación minera, por 50 años. La veda termina en el 2048.
Al inicio del 2016, The New York Times advierte que “los países están apresurándose por ejercer una mayor influencia aquí, con la mirada no sólo puesta en el día en que caducan esos tratados protectores, sino también en las oportunidades estratégicas y comerciales que existen ahora” y añade que mientras China y Corea del Sur incrementan la pesca de krill (crustáceo tipo camarón), Rusia “frustró intentos recientes para crear uno de los santuarios marinos más grandes del mundo”.
Expone que Rusia, China, India y Corea del Sur aumentan el número de sus estaciones y amplían las que ya tienen. Irán, Turquía y Bielorrusia anuncian la construcción de bases. Y afirma que “los expertos advierten que la fluctuación política de la Antártida podría alterar la distinción entre las actividades militares y civiles mucho antes de que sea el momento de renegociar los tratados del continente”. El hecho es que ahora la Antártida está geopolíticamente en disputa. ¿Cuál es la posición del gobierno de México?
05 DE JULIO 2016
La metanfetamina que se produce en México, conocida en Estados Unidos comoMexican Meth, es apreciada por su pureza y la potencia de sus efectos. Contrasta, en versión de las autoridades estadounidenses, con la que se produce en ese país a cargo de pequeños laboratorios donde se le rebaja hasta el 50 %.
En Estados Unidos crece el número de los consumidores. En 2013, eran un millón 186 mil y en 2014 un millón 600 mil, según la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud de Estados Unidos, que tiene registros desde los años sesenta.
Prueba evidente del aumento del consumo, en la lógica de la oferta y la demanda, es que cada vez en México se producen más metanfetaminas que luego van a Estados Unidos. En 2009 en su frontera sur, autoridades de ese país incautaron 3,278 kilos de las mismas y en 2014 fueron 13,047 kilos.
De acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el 90 % de las metanfetaminas incautadas fueron elaboradas por los cárteles mexicanos. De manera notable, por el Cártel del Pacífico. En su versión, para la compra de productos químicos, materia prima para la producción, recurren a los mercados de China, India y Filipinas.
A partir de 2000 es cuando en Estados Unidos se incrementa el consumo de las metanfetaminas según la DEA. De ella misma es la versión de que si bien es el Cártel del Pacífico quien introduce metanfetaminas a mayor escala están también presentes La Familia Michoacana, Jalisco Nueva Generación, Los Zetas y el Cártel del Golfo.
Los cárteles mexicanos recurren a los más diversos métodos para introducir este producto. La creatividad es inagotable. Van en velas, dentro de frutas, en jugos y todo tipo de latas, pero también empiezan a ser introducidas a través de drones, volados cerca de la frontera, con cargas de cinco kilos según las autoridades estadounidenses.
Los cárteles mexicanos están asociados con bandas en los Estados Unidos, para realizar sus operaciones. En algunos casos sólo para resguardar el traslado, pero otras también para comercializar el producto y garantizar los pagos a quienes se les vende.
04 DE JULIO 2016
Con mucha frecuencia, a la hora de la toma de las decisiones en el campo de las actividades empresariales y políticas, se tiende a maximizar o minimizar el número de los ciudadanos que están conectados a la red y la influencia que ésta tiene en la ciudadanía. Ahora es fundamental conocer con precisión el número de las personas conectadas a la red, las edades y el uso que le dan.
En el 2015, en un país de 120 millones de habitantes, 57.4% de los mexicanos mayores de seis años tuvo acceso a Internet, mientras que 42.6 % no gozó de esa posibilidad, según el Inegi, que afirma que en números absolutos 62 millones 400,000 personas accedieron a Internet y 46 millones 300,000 no lo hicieron. Es una cantidad menor si se compara con las sociedades más desarrolladas que tienen niveles de cobertura superiores a 80 por ciento.
De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (CIU), en el 2015 el número de los mexicanos conectados a la red llegó a 54 millones y estima que para el 2016 van a ser 60 millones. Un crecimiento de 11 % en un año. Las inversiones en el sector es la explicación de este aumento. Éstas van a llevar el servicio a zonas donde ahora no existe y ofrecer paquetes a los cuales los usuarios puedan acceder. En el 2018, en las proyecciones de CIU, 70% de los hogares estaría conectado a Internet.
El 55.2 % de los mexicanos que no tienen acceso a la red lo atribuye a la carencia de recursos económicos; 15.7% a que no hay proveedor en la región donde vive y 10.8% a que no sabe utilizarlo, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH).
Para The World Internet Project, capítulo México, la verdadera causa de la falta de conectividad a la red se explica por la edad y la cultura y no es un problema de dinero. A mayor edad, menos interés en estar conectados. Entre las personas de seis a 34 años, la penetración alcanza a 73.6%; entre los 35 y 44 años, ésta llega al 56.4%; entre los 45 y 54 años es de 41.3%, y entre los adultos mayores de 54 años es de sólo 17.6%, de acuerdo con la ENDUTIH.
A pesar de lo anterior, hay consenso entre los especialistas de que si existiera un subsidio para la conexión en la red, en el corto plazo se incrementaría el número de los usuarios. The World Internet Project sostiene que muy rápido 40% de los que ahora no están conectados podrían convertirse en usuarios. Y el otro 60%, que son el grupo de las personas de mayor edad, no lo haría incluso si se les da acceso gratuito a la red. UNICEF habla de analfabetismo digital, de quien no tiene acceso al uso de las nuevas tecnologías. Hay que combatirlo.
W Radio
22/07/2016
Net Noticias
20/07/2016
Entrevista
Caricaturas